Pitchéame una serie

pitchéame_una_serie

Pitch. Dícese del término en inglés que hace referencia a una presentación verbal (y visual, a veces) concisa de una idea para una película o serie de televisión, generalmente hecha por un guionista o director a un productor o ejecutivo del estudio, con la esperanza de atraer financiación de desarrollo para costear la escritura de un guion.

Es innegable que en la actualidad audiovisual en la que vivimos, día sí y día también aparecen nuevos spin-offs, crossovers, reboots y remakes de otras obras. ¿Te gusta Star Wars? Pues te metemos una trilogía precuela, una trilogía secuela y varios spin-offs. ¿Héroes? Otra secuela. ¿Los súperheroes de DC? Un crossover, ¿y los de Marvel? Tranquilo, que Netflix se encarga. Está claro que el contenido original no está exactamente de moda y nosotros también queremos aprovecharnos de ello, por eso os traemos estos 5 pitch de series de televisión que no podemos esperar a presentar a los directivos de Atreseries.

1. Glee: La banda

pitch_glee_la_banda
Los miembros de Glee: La Banda de fondo, en su aparición de 3 segundos en Glee.

Todos conocemos a Rachel, a Finn, a Kurt, a Mirsidis, a Tina, al Artie y a todos los que vinieron después. Pero aquí, los verdaderos héroes de la historia son el guitarra que tiene que empezar a tocar cuando Mr Schue se lo ordena, el batería que no puede hacer el solo que tanto desea porque si no Santana no puede lucirse o el pianista que tiene que improvisar una canción de Aretha Franklin porque a Unique le ha pegado por cantarla de repente. El Glee Club va de loser por la vida, pero la banda son los verdaderos losers.

En este spin-off proponemos conocer la historia de Glee desde este punto de vista. Mr Brad, el pianista del McKinley (porque todos los institutos tienen un pianista propio) siempre ha estado enamorado del profesor de español, Will Schuester. Por eso, cuando se entera de que va a reabrir el Glee Club se ofrece voluntario para ser el hombre que siempre toca de fondo el piano cuando alguien le grita “¡hit it!”. Al principio el Glee Club eran pocos y con Brad era suficiente, pero después de añadir a los quaterbacks, a las animadoras, al irlandés, al stripper, al de las rastas y a la chica que sólo sale riéndose en los contraplanos el pobre hombre ya estaba desbordado: necesitaba formar una banda. De esta forma sobornó a varios alumnos para que tocaran con el Glee Club a base de promesas de grandeza. Estos alumnos eran chicos del club de audiovisuales, campeones de ajedrez del condado y ex-atletas que habían sido desterrados por no marcar el tanto que pudo haber hecho ganar al equipo del insti, y que, casualidades de la vida, también sabían tocar un instrumento.

Y así un grupo de chicos marginados se unió para hacer lo que más les gustaba y encontraron en la Banda a un grupo de amigos en los que apoyarse. Todos acabarían enrollándose entre ellos, se pelearían por los solos de flauta travesera y se harían confesiones secretas durante las 16 horas al día que ensayaban para que, cuando Supergirl y sus amigos les ordenaran tocar, lo hicieran a la perfección.

Luego Netflix podría comprar los derechos de Glee y hacer un crossover con Glee: La Banda, donde veríamos como Tina se acaba enamorando del chico del trombón, como Brad, despechado, se une a Sue Sylvester para destruir de una vez por todas a Will o como, en un flashforward, el hijo de Kurt y Blaine les dice a sus padres, muy a su disgusto, que quiere ser miembro de la Banda del Glee Club.

2. Friday Night Castellers

La familia Capdevila se muda desde la Ciudad Condal a un pequeño pueblo de Tarragona, llamado Tarragonaville. El patriarca, Josep Capdevila, es nombrado coordinador de la Colla de Castellers de Tarragonaville, pero mientras que muchos se alegran de los nuevos cambios que traerá Josep, algunos no aceptan que este cargo de honor vaya a parar a manos de un forastero. Aparte de eso,  nada más llegar, Josep tendrá que enfrentarse a un problema de suma importancia: el casteller estrella de la Colla, Jordi Buenafuente, se ha roto la falange izquierda de la mano y no podrá participar en els castells de la Mercè.

pitch_friday_night_castellers
Josep Capdevila, protagonista de Friday Night Castellers.

Poco sabía Josep Capdevila lo que le depararía a él y a su familia en su nueva aventura en Tarragonaville. A su mujer, Muntserrat Capdevila, le costará sangre, sudor y lágrimas integrarse en el club de amas de casa , ya que su amistad con Ada Colau no sentará bien a las mujeres de este pueblo conservador. Respecto a su hija adolescente, Muntse Junior, pronto empezará un romance secreto con el casteller hipster de la colla que coordina su padre. Juntos se escaparán a Barcelona numerosas veces para ver en concierto a Manel, als Amics de les Arts y a Obrint Pas (aunque admiten que estos son “tan de los 2000”), y en Halloween se fugarán a Port Aventura.

La primera temporada terminaría con el cliffhanger más emocionante de la historia de la televisión: Pau Casademunt ha sido nombrado el nuevo casteller estrella tras la “pérdida” de Jordi Buenafuente. Las fiestas de la Mercè ya han llegado y faltan minutos para tener que montar el castell final. Todos han estado ensayando el año entero para este momento, por eso, cuando Pau le dice a Josep que está empezando a resfriarse el entrenador hace caso omiso y continua con el plan previsto, ya que tiene que demostrarle a toda Cataluña lo que es capaz de hacer. A Pau le toca estar en la base, su papel designado es el de pilar central, pero algo ocurre: Pau tiene ganas de estornudar. Si no es capaz de frenar el estornudo todo el castillo caerá, y con él, el sueño de toda la colla. Primer plano de Pau, se le arruga la nariz, empieza a abrir la boca… Y CORTE A NEGRO – CRÉDITOS. Vamos, es imposible que alguien no quiera ver qué pasará con el castell en la segunda temporada.

3. Kilgrave’s Victim

Como spin-off de Jessica Jones encontramos esta perturbadora e intensa pero inteligente sitcom protagonizada por Tom Tommas, una antigua víctima de Kilgrave que aún no ha podido superar el traumático momento que vivió estando bajo el control mental del villano. Durante el primer capítulo, de una hora de duración, se sugerirá al espectador el estado emocional desolador por el que está pasando Tom, pero no será hasta el final del episodio que conoceremos la verdad: Kilgrave le obligó a colocarse frente a él, luego a desplazarse hacia abajo lentamente… y anudarle los cordones de los zapatos, ya que a Kilgrave no le apetecía acacharse.

Veremos como a Tom Tommas le será muy complicado recuperar su día a día, y su familia lo sufrirá de primera mano. Su mujer, Tammy Tommas intentará ayudarle a superar su trauma pero no será nada fácil. Cada vez que le pida a su marido que baje la basura Tom siempre le responderá con gritos, argumentando que todo el mundo está siempre diciéndole lo que tiene que hacer, que le han anulado totalmente su voluntad y que se juró a sí mismo que nadie le volvería a dar órdenes nunca más. Viene siendo lo mismo que dice siempre su hija adolescente, Tin’Amy Tommas. El pequeño Timmy será probablemente el que peor lo pase, ya que a la tierna edad de 5 años no parará de pegarse bacatazos porque su padre se niega a anudarle los cordones de los zapatos.

Pero como hemos dicho, Kilgrave’s Victim es una sitcom y el humor abunda a lo largo de toda la serie. El causante de las carcajadas del espectador será el vecino de los Tommas, el siempre torpe Evets Lekru. Este joven sueco siempre irrumpirá en la casa de los Tommas en los momentos menos oportunos y le tirará los tejos a Tin’Amy, literalmente. Luego con una risita perspicaz lo afirmará diciendo “¡He sido yo!”.

4. The Departed

The Departed es una serie sencilla pero sobre todo, necesaria. Ya conocemos a los leftovers pero, ¿qué ha pasado con los departed? Mi pitch de esta hipotética serie está más que claro: vemos una realidad paralela en la que el 98% de la población ha desaparecido. Entre este 2% que queda sobre la tierra encontramos a viejos conocidos que mencionan en The Leftovers, como por ejemplo al marido de Nora y sus hijos, el bebé que aparece en la primera escena del piloto, todos los personajes que aparecen borrados de la intro de la segunda temporada y celebrities del calibre de Jennifer López, Gary Busey, el Papa Benedicto XVI, Shaquille O’Neal o Adam Sandler, con quien, sintiéndolo mucho, les ha tocado cargar.

pitch-the-departed
“Hasta luegorrr”

Sin embargo, el tono de The Departed no será tan dramático como el de The Leftovers. Los pobres departed (recordemos que para ellos los departed son los otros y ellos son los leftovers, pero para no liarnos los llamaremos departed) tendrán 1000 cosas en las que pensar antes de poder profundizar en sus sentimientos. Con tan poca gente en el mundo tendrán que reestructurar la comunidad y aprender a vivir sin los lujos que ofrece la sociedad moderna. Estos son algunos ejemplos:

  • El miedo no les deja coger un ascensor porque si se quedan atrapados no habrá técnico que los rescate.
  • ¿Adónde va la basura? ¿Dónde se supone que la tienen que llevar?
  • Sólo han quedado dos mensajeros trabajando para Amazon y al pedir cualquier cosa tarda casi un mes en llegar.
  • Las publicaciones en Instagram se han reducido considerablemente y esto se nota en el ambiente. La gente ha dejado de tomar el sol, de depilarse, de comer cosas cuquis, de ir de fiestuqui con los amiguchis, y de decir “aquí sufriendo” cuando en realidad se lo están pasando bien. Total, para tener dos likes para qué van a hacerse fotos, y si no van a hacerse fotos para qué vivir.
  • Van a quedarse sin saber si Jon Snow está muerto o si resucitará de alguna forma.
  • Y lo que es peor, los únicos actores que tienen para entretenerlos son Jennifer López y Adam Sandler. Al descubrir eso el 2% de la población pasó a ser un 1,7%.

El final de la temporada también está ya pensado: ¡en un sorprendente giro de los acontecimientos descubrimos en The Departed a unas caras familiares: Tandy, Carol, Melissa, Todd y toda la pandilla de The Last Man on Earth han sido departeds durante todo este tiempo!

5. The Men in the Moncloa

La serie de Amazon The Man in the High Castle nos plantea una pregunta: ¿qué habría pasado si Alemania y Japón hubieran ganado la Segunda Guerra Mundial? Evidentemente cosas chungas como un régimen dictatorial, la pérdida de los derechos humanos y cosas así. Esta ucronía da que pensar, por eso nosotros nos hemos planteado esta realidad alternativa made in Spain: ¿qué habría pasado si Podemos e Izquierda Unida hubieran ganado las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre?

En este nuevo país de izquierdas van a cambiar mucho las cosas: en un régimen totalitario en el que todos los españoles estamos obligados a llevar coleta, a adorar a los gatos y a cursar forzosamente la asignatura de Juego de Tronos en el instituto lo privado se ha vuelto público. Los pobres banqueros, aristócratas y directivos de empresas de moda que tan duramente han trabajado para conseguir que los niños de Camboya fabriquen sus productos durante 16 horas al día a cambio de un plátano, se han visto desprovistos de sus ahorros y se han quedado sin sus vacaciones de verano en Benidorm. Además, por decreto oficial de los presidentes, el comunismo a llegado a tal nivel que si alguien que se está meando llama al timbre estás obligado a abrirle y ofrecerle tu retrete.

Como esto no se puede consentir, un grupo de rebeldes liderado por el intrépido Mariano Rajoy ha urdido un ingenioso plan: utilizando el chroma de la serie El Barco, se grabarán a ellos mismos fingiendo ganar las elecciones. De este modo, los simpatizantes del PP y de Ciudadanos y del PSOE se verán iluminados por un rayo de esperanza aguirre y se alzarán contra el gobierno opresor. Sin embargo, la idea no va según lo previsto, ya que en el grupo de los rebeldes no hay nadie que sepa utilizar el After Effects porque los que sí saben son todos de izquierdas.

¿Y tú con cuál de estas 5 maravillosas series te quedarías?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *